TRASTORNO BIPOLAR

El psiquiatra Luis Gutiérrez Rojas, de la Unidad de Salud Mental Comunitaria de Loja (Granada) explica qué es el trastorno bipolar, cuáles son sus síntomas, su tratamiento, a qué personas puede afectar, los falsos mitos que la rodean y la recuperación de la enfermedad.


Es una enfermedad mental grave del estado de ánimo, anteriormente conocida como depresión maníaca. Tiene períodos cíclicos de excitabilidad o manía, que pueden durar de días a meses, y fases de depresión. Las fluctuaciones en el estado de ánimo entre ambos pueden ser muy abruptas y algunas veces, las dos fases se solapan (es lo que se conoce como episodios mixtos). Afecta por igual a hombres y mujeres y generalmente aparece entre los 15 y 25 años. Resulta de alteraciones en las áreas del cerebro que regulan el estado de ánimo, es una enfermedad que se debe a causas genéticas y a acontecimientos vitales estresantes.

Tipos:

Como cualquier otro trastorno mental, el bipolar tampoco es uniforme, sino que presenta diferentes tipos. Así, se habla de:

  • Bipolar I cuando el paciente ha presentado al menos un episodio maníaco.
  • Bipolar II cuando sólo han tenido episodios depresivos mayores y algún episodio de hipomanía (niveles elevados de energía e impulsividad que no son tan extremos como los episodios maníacos
  • Trastorno Bipolar no especificado cuando no se cumplen los criterios de tiempo y duración de los episodios hipomaníacos y depresivos.
  • Una forma leve de trastorno bipolar llamado ciclotimia son períodos de hipomanía y depresión leve, con menos fluctuaciones en el estado de ánimo.
Fases y síntomas:
 
  • La fase maníaca presenta síntomas como la elevación del estado de ánimo (pensamientos de euforia, expansivos, impulsivos o apresurados, hiperactividad, incremento de la energía, falta de autocontrol), autoestima elevada (delirios de grandeza, creencias falsas en habilidades especiales), compromiso exagerado en las actividades, comportamientos precipitados e impulsivos(hacer gastos exagerados, incurrir en excesos de comida, bebida o consumo de drogas, promiscuidad sexual, deterioro del juicio, tendencia a distraerse fácilmente, poca necesidad de sueño, fácil irritación).
  • La fase depresiva involucra síntomas muy graves de depresión mayor como tristeza permanente, sentimiento de desesperanza, ansiedad, culpa y falta de valor, fatiga y desgana, apatía por las actividades que alguna vez fueron placenteras, trastornos del sueño (somnolencia, insomnio), trastornos en la alimentación (pérdida del apetito y pérdida de peso, consumo exagerado de alimentos y aumento de peso), pensamientos frecuentes acerca de la muerte, dificultad para concentrarse, recordar o tomar decisiones, aislamiento de los amigos, pérdida de la autoestima.
Riesgos:

Existe un alto riesgo de suicidio (se estima que hasta la mitad de la personas diagnosticadas pueden llegar a planificarlo) y en cualquiera de las dos fases el paciente puede abusar del alcohol u otras sustancias, lo cual puede empeorar los síntomas. El consumo de drogas también puede ser en sí un síntoma del trastorno bipolar.

Tratamiento:

El tratamiento del trastorno bipolar tiene dos pilares básicos que se han desarrollado de forma desigual. Por una parte los tratamientos psicofarmacológicos de las fases agudas tanto maníacas como depresivas, y la profilaxis con estabilizadores del ánimo. Por otra las intervenciones psicosociales, fundamentalmente de tipo psicoeducativas que están introduciéndose recientemente en la práctica clínica.


Para saber más:

Last modified: Thursday, 5 January 2017, 8:37 AM